Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La resaca electoral europea: incertidumbre y desafección

Madrid, 10 de junio de 2024El pasado 9 de junio de 2024 los ciudadanos de la Unión Europea acudieron a las urnas para elegir a sus representantes en el Parlamento Europeo en unas elecciones marcadas por la creciente polarización política y la incertidumbre económica. Los resultados de estas elecciones ponen de manifiesto un preocupante ascenso de los partidos de ultraderecha y una fuerte caída de los partidos liberales y verdes.

Resultados Generales 

En el ámbito europeo, el Partido Popular Europeo (PPE) ha aumentado su número de asientos moderadamente y la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D) han visto reducida su representación, mientras que los partidos ultraderechistas han ganado terreno. La familia liberal ha perdido un total de 22 escaños mientras los verdes se desploman en sus perores resultados desde 2014.

Los resultados son los siguientes:

Estos resultados prevén, como ya anunció la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, una nueva coalición entre populares y socialistas a nivel europeo. Sin embargo, el aumento de escaños de los grupos Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) e Identidad y Democracia, ambas coaliciones de partidos de ultraderecha, es un signo alarmante para la estabilidad y cohesión de la Unión Europea. 

Resultados en España 

En España, el panorama político también ha experimentado cambios importantes. Así ha quedado el reparto electoral en España:

El ascenso de Vox, que ha ganado dos escaños, refleja una tendencia similar a la observada en otros países europeos, donde los partidos de extrema derecha han ganado apoyo. Además, la irrupción del partido ultraderechista de Alvise Perez ha logrado tres asientos en el Parlamento Europeo.

Participación electoral y voto joven 

En España, la participación en las elecciones europeas ha sido del 49,21%, inferior al 60,72% de 2019, pero superior al 43,81 % de 2014. Este descenso respecto a 2019 se explica porque los anteriores comicios europeos, tradicionalmente entendidos como de segundo orden, coincidieron con las elecciones municipales y varias de las autonómicas en España. 

El voto joven ha desempeñado un papel crucial en estas elecciones. Pese a no disponer de datos oficiales de participación juvenil, teniendo en cuenta las estimaciones del Eurobarómetro Flash 585, el esfuerzo realizado por las organizaciones juveniles y el propio Parlamento Europeo, el 64 % de las personas jóvenes de la Unión Europea pretendía votar en estos comicios. 

Esta supuesta alta participación juvenil reflejaría una mayor conciencia y preocupación por el futuro de Europa entre las generaciones más jóvenes.

La juventud y el futuro de Europa 

El Consejo de la Juventud de España sigue subrayando la importancia de involucrar a las personas jóvenes en el proceso democrático europeo. Según sus representantes, “una Europa que no escucha a su juventud es una Europa que se desconecta de su futuro”. La participación de las personas jóvenes es vital para construir una Unión Europea más justa, sostenible e inclusiva. 

La participación juvenil en las elecciones de 2024 es una señal positiva, pero también un recordatorio de la necesidad de políticas que respondan a las inquietudes y aspiraciones de esta generación. Es crucial que las nuevas eurodiputadas y las instituciones europeas se comprometan a abordar los problemas que más preocupan a las personas jóvenes, desde el empleo y la educación hasta la lucha contra el cambio climático. 

El aumento de los escaños de la ultraderecha en el Parlamento Europeo es una señal de alarma. Estos partidos suelen promover políticas que van en contra de los valores fundamentales de la Unión Europea, como la solidaridad, la diversidad y los derechos humanos. Su ascenso puede dificultar la toma de decisiones y poner en riesgo el proyecto europeo. 

Es esencial que las fuerzas democráticas en el Parlamento Europeo trabajen juntas para contrarrestar esta tendencia y para fortalecer la cohesión y la resiliencia de la Unión. La colaboración de todas las ciudadanas europeas será clave para asegurar una Europa unida y capaz de enfrentar los desafíos del futuro. 

¿Y ahora qué? 

Las elecciones europeas de 2024 han marcado un punto de inflexión en la política europea. La fragmentación del Parlamento, la participación juvenil y el preocupante ascenso de la ultraderecha son elementos que definirán la dirección de la Unión Europea en los próximos años. Es fundamental que los nuevos líderes europeos se comprometan a escuchar y responder a las demandas de todos los ciudadanos, especialmente de las personas jóvenes, para construir una Europa más fuerte, inclusiva y sostenible. 

Artículo escrito por:  

  • Antonio Martínez Blanco – Responsable Técnico de Comunicación en el CJE
  • Rubén Díaz Grano de oro – Técnico de Investigación en el CJE
Skip to content