Notas de prensa

Manifiesto contra el consumo de bebidas alcoholicas por menores

Los abajo firmantes, conscientes de la situación actual del consumo de alcohol por los menores de edad, manifiestan su disposición a trabajar de forma conjunta y cooperar entre si a nivel nacional, con el objetivo de establecer estrategias y medidas preventivas que conduzcan a lograr el nivel de consumo cero de alcohol por parte de los menores de edad.
Los abajo firmantes, conscientes de la situación actual del consumo de alcohol por los menores de edad, manifiestan su disposición a trabajar de forma conjunta y cooperar entre si a nivel nacional, con el objetivo de establecer estrategias y medidas preventivas que conduzcan a lograr el nivel de consumo cero de alcohol por parte de los menores de edad.
Los abajo firmantes, conscientes de la situación actual del consumo de alcohol por los menores de edad, manifiestan su disposición a trabajar de forma conjunta y cooperar entre si a nivel nacional, con el objetivo de establecer estrategias y medidas preventivas que conduzcan a lograr el nivel de consumo cero de alcohol por parte de los menores de edad.

En los últimos años, se ha generado una seria preocupación por este consumo, provocando que la administración pública, la industria del sector, las ONGs, las representaciones sociales, los partidos políticos y la sociedad en general tomemos conciencia de los riesgos sanitarios y sociales que conlleva el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, sobre todo cuando ese consumo se da en menores de edad, cuyo organismo se encuentra todavía en desarrollo y considerando que la adolescencia es una etapa de máxima vulnerabilidad.

Algunos datos relevantes sobre el consumo de alcohol en menores:
  • De acuerdo con los datos que ponen de manifiesto las encuestas que lleva a cabo la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, entre estudiantes de enseñanza secundaria de 14 a 18 años (ESTUDES), el alcohol sigue siendo la sustancia psicoactiva cuyo consumo está más extendido. Tres de cada cuatro jóvenes en ese tramo de edad lo había probado alguna vez, casi la misma proporción lo había consumido en los últimos 12 meses y más del 60% en los últimos 30 días.
  • El consumo de alcohol mantiene una tendencia estable en los últimos años, pero, por el contrario, los consumos de tipo intensivo (borracheras o intoxicaciones etílicas y “binge drinking” o consumo en atracón) han aumentado. Un porcentaje importante de nuestros adolescentes, estudiantes de 14 a 18 años, casi 2 de cada 5 declara haberse emborrachado alguna vez en los últimos 30 días, destacando que las prevalencias de borracheras son ligeramente mayores en chicas que en chicos.
  • Cuatro de cada seis de los encuestados reconoció haber consumido cinco o más copa/vasos en un intervalo aproximado de 2 horas (binge drinking) en los últimos 30 días. Este caso es más frecuente en chicos que en chicas. 
  • Estos datos están estrechamente relacionados con el consumo en momentos y lugares de ocio y en espacios públicos, con escaso control familiar.

Acuerdo

En este contexto y considerando la creciente preocupación sobre el consumo de alcohol por menores de edad se deben impulsar iniciativas sociales e institucionales para contribuir a erradicar este fenómeno. Se trata, sin duda, de una situación preocupante, que ha generado la demanda de un gran pacto social de prevención del consumo de alcohol por parte de los menores de edad, tanto desde el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad como desde el Parlamento y la sociedad civil en general, pasando por la industria y todos los sectores implicados.

Afortunadamente, este pacto toma forma desde la base de un consenso general, desde el primero al último nivel. La sociedad española en su conjunto asume la necesidad de trabajar colectivamente ante esta problemática.

Plataforma

La estrategia de la Unión Europea para reducir los daños relacionados con el alcohol establece como prioridad el controlar su consumo en menores, mediante programas generales de prevención que empiecen en la primera infancia y pasa por la necesidad de una coordinación entre todos los agentes implicados.

En este sentido, los sectores y las asociaciones implicadas, aquí representadas, tienen experiencia suficiente en cooperación y elaboración de planes de actuación conjunta y manifiestan su disposición para crear una plataforma de trabajo estable que permita diseñar campañas dirigidas a los menores y su entorno.

En consecuencia, y ante la demanda generalizada de respuesta al problema del consumo de alcohol por los menores de edad, se constituye la plataforma de trabajo donde todos los agentes implicados puedan comparar puntos de vista, trabajar conjuntamente y emprender acciones en colaboración para evitar cualquier tipo de consumo de bebidas con contenido alcohólico por parte de menores.

Decálogo de objetivos
  1. Evitar cualquier información o promoción comercial que, de cualquier modo, relacione el consumo de alcohol con mayores capacidades de relación interpersonal o mejora de condiciones físicas o sociales o que, 3 de cualquier modo, induzca al consumo de alcohol por parte de los menores de edad.
  2. Involucrar y responsabilizar a los medios de comunicación, las redes sociales y especialmente a los medios televisivos, en relación con la información de los perjuicios del consumo de alcohol por menores de edad y la necesidad de un rígido control de publicidad y promoción de dicho consumo en los diferentes contenidos.
  3. Dotar de recursos a las familias y a los entornos sociales del menor para incrementar la percepción del riesgo asociado al consumo de alcohol.
  4. Estimular la autorregulación en esta materia entre de los productores, los distribuidores y los expendedores de bebidas alcohólicas.
  5. Desarrollar campañas públicas de educación y prevención enfocadas a evitar el consumo de alcohol por menores de edad.
  6. Informar adecuadamente, desde todos los sectores, con especial incidencia por parte de las administraciones públicas sanitarias y educativas, desde edades tempranas, sobre las consecuencias inherentes al consumo de alcohol en los menores.
  7. Diseñar junto a los Educadores Sociales programas de prevención del consumo de alcohol en menores en el ámbito escolar.
  8. Fomentar hábitos de vida saludables y la práctica del deporte.
  9. Cooperar entre todos los agentes implicados para promover la responsabilidad y prevenir las prácticas ilícitas de comercialización a menores.
  10. Diseñar estrategias y planes de trabajo con el objetivo de establecer el consumo cero de alcohol entre menores de edad.