Políticas públicas de juventud

¿Qué proponemos sobre políticas públicas de juventud?

Los poderes públicos promoverán las condiciones para la participación libre y eficaz de la juventud en el desarrollo político, socioeconómico y cultural.
Constitución Española, artículo 48
  • Desarrollar servicios destinados a la promoción de la salud en el ámbito joven que al menos contemplen:
    • Relaciones afectivo-sexuales.
    • Atención a la reducción de riesgos (sexualidad, drogas...).
    • Atención eficaz, gratuita y diferenciada a problemas psico-sociales de los y las jóvenes.
  • Promover y reconocer la educación no formal como promotora del desarrollo de la ciudadanía.
  • Garantizar una formación no reglada pública de calidad. Definición de los itinerarios formativos a través de centros de dinamización juvenil de cara a fortalecer el accesode los y las jóvenes a la formación y el empleo.
  • Generar laboratorios de participación juvenil en un marco autogestionado que contemple todos los ámbitos locales:
    • Locales y recursos compartidos.
    • Ventana única joven que promueva una informaciónintegral y organizada.
    • Espacios de experimentación cultural y de ocio.
  • Desarrollar servicios de proximidad gestionados por agentes sociales, garantizando las condiciones laborales.
  • Establecer una estrategia para una educación de participación paritaria, al menos con los siguientes elementos.
    • Que propicie la generación de redes.
    • Que fomente el ejercicio de la ciudadanía.
  • Promover la humanización del uso de los tiempos para que se adapten a las necesidades del colectivo juvenil y de las mujeres jóvenes. Conciliar por tanto la actividad asociativa con la vida juvenil.
  • Desarrollar herramientas y técnicas para la investigación, acción-participación para la definición y diseño de las políticas de juventud, garantizando la unidad de criterios con las realidades en que está inmerso el contexto social.
  • Desarrollar acciones positivas y potenciación de las competencias, de forma que se flexibilicen los espacios existentes para que puedan atender las situaciones de riesgo social de los y las jóvenes, atendiendo, asimismo, los elementos que configuran los itinerarios de exclusión y/o marginación de los y las jóvenes:
    • Emigrantes.
    • Discapacitados y discapacitadas.
  • Abordar de manera diferenciada el hecho y las realidades juveniles en la definición de políticas de servicios sociales.
  • Retroalimentar los servicios de colocación con la oferta formativa desde elámbito de la educación no formal para mejorar la empleabilidad de los y las jóvenes.
  • Garantizar el protagonismo de los y las jóvenes con el análisis y decisión de todas las cuestiones que les afecten.
  • Garantizar los recursos económicos suficientes para que los consejos de la juventud cumplan sus fines y tengan el papel determinante para el que han sido creados.
  • Garantizar que una persona joven en su proceso de emancipación no tenga que desvincularse de la identidad cultural del territorio en el que se ha criado junto con el conocimiento de otros ámbitos culturales.
  • Generar planes de sostenibilidad desde una perspectiva joven.
  • Garantizar el acceso en igualdad de oportunidades a las tecnologías de la información y la comunicación como un medio para fomentar el intercambio desde la perspectiva joven.
  • Aplicar la perspectiva de género a todas las políticas de juventud y propiciar la reflexión desde la perspectiva de género en espacios diferenciados para generar políticas encaminadas a la igualdad y dotar de medidas positivas la participación de la mujer joven.
  • levar al Consejo de Ministros las políticas de juventud, a través de la creación de un Ministerio de Juventud, exclusivamente de juventud. Habrá una mesa de coordinación transversal dentro del Gobierno. De igual manera se creará un órgano en la Administración al máximo nivel en los diferentes territorios. Asimismo se garantizará la interlocución con la juventud a través de los consejos de la juventud.
  • Desarrollar normativamente el artículo 48 de la Constitución Española, como mínimo, con una Ley de Participación Juvenil donde se regule de forma específica el movimiento asociativo juvenil, y que incluya áreas jóvenes de sindicatos, partidos políticos, organizaciones religiosas y empresariales.
  • Diseñar un nuevo organigrama de gestión de las políticas de juventud: integral y transversal, institucional y territorialmente hablando.
    • Organismo de máxima autonomía y nivel de coordinación territorial, ya sea instituto o agencia, con competencias territoriales y transversales efectivas cuyo mecanismo de coordinación territorial sea vinculante (mesa de directores generales del ministerio y las consejerías de juventud).
    • Este organismo contaría con un Consejo Rector con presencia del movimiento asociativo, a través del Consejo de la Juventud de España o de los diferentes territorios.
    • La responsabilidad de este organismo sería diseñar, promover, ejecutar y evaluar todas las políticas destinadas a la juventud.
    • Por cada área del Plan Joven, habrá un máximo responsable con rango de dirección general.
  • Introducir una nueva concepción de los planes de juventud como herramienta para hacer políticas realistas, eficaces y eficientes.
    • Redactar un Plan joven vinculante transversal y territorialmente, con un presupuesto detallado por acciones.
    • La elaboración de este Plan joven partirá de un verdadero análisis de la realidad y será un proceso eminentemente participativo, tanto del movimiento asociativo y agentes sociales, como de los diferentes niveles de las Administraciones públicas.
    • Seguimiento continuo y evolución del plan joven por parte del movimiento asociativo juvenil y las Administraciones implicadas sobre el grado de cumplimiento del mismo.
  • Visualizar que la existencia de Planes integrales no es incompatible con la puesta en marcha de planes de emancipación.
  • Utilizar mecanismos participativos para la distribución de los presupuestos en materia de juventud.
  • Impulsar medidas correctoras de desigualdades territoriales en cuanto a los servicios públicos en materia de juventud, agravadas por el modelo de transferencia de las políticas de juventud a las Comunidades Autónomas. Estas medidas saldrán de un fondo de compensación territorial específico.
  • Subrayar la importancia de lo local en las políticas de juventud.
    • Potenciar y relanzar las comisiones de juventud de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) y Federaciones Autonómicas de Municipios.
    • Desarrollar mecanismos de corresponsabilidad y ejecución de acciones concretas, entre las Comunidades Autónomas y lo local (municipios y mancomunidades).
    • Garantizar la existencia del organismo competente en materia de juventud en el ámbito local (Concejalía de Juventud exclusiva).
  • Crear una Comisión de Juventud en los Parlamentos donde no existan. Anualmente comparecerán los agentes sociales. Todos los informes sobre juventud serán presentados y debatidos en dichas comisiones.
  • Constituir un Observatorio de Juventud con el fin de analizar y estudiar la realidad, así como el analizar y evaluar las políticas de juventud. Seguimiento de la imagen social de los jóvenes así como atención a la calidad de los procesos democráticos. El estatus jurídico de este Observatorio sería el de Organismo Autónomo adscrito al Ministerio de Juventud.
  • Garantizar la creación y mantenimiento de consejos de juventud como instrumentos para ejecutar políticas de juventud en todos los niveles, autonómico y local. Estos últimos se regularán por ley como entidades de derecho público.
  • Celebrar un foro anual de análisis político de realidad de la juventud abierto a todas las formas de organización y participación social juvenil, organizado conjuntamente con el Consejo de la Juventud de España.
  • Impulsar la participación estudiantil representativa con voz y voto en todos los organismos de decisión en materia educativa.
    • Estructuración y canalización de la participación estudiantil, en la educación obligatoria y bachillerato, a través de los consejeros y consejeras escolares. Los y las representantes autonómicos y estatales serán elegidos y elegidas democráticamente por y entre ellos y ellas. Asimismo, se autoorganizarán en consejos de estudiantes.
    • Se potenciará la creación de consejos interuniversitarios de estudiantes, reconocidos y con competencias que contarán con presencia en los órganos de la administración educativa.
  • Introducir la perspectiva de género en todas las políticas de juventud, creando una dirección general específica de mujer joven dentro del Ministerio de la Juventud.
  • Dotar de prioridad a las directrices europeas en las políticas de juventud.
    • Aplicación del Libro Blanco de la Unión Europea a nivel estatal, autonómico y local.
    • Introducir la perspectiva europea en todas las iniciativas de juventud.
    • Instar a la Comisión Europea a la creación de una Comisión de Juventud exclusiva en el Parlamento.
    • Dar cabida a las organizaciones sociales juveniles en la toma de decisión de políticas de juventud de la Unión Europea.
    • Reforzar el papel institucional y de interlocución del Foro Europeo de la Juventud en el territorio nacional, a través del Consejo de la Juventud de España.
  • Reconocer el Documento de Bases del Consejo de la Juventud de España como documento de referencia de todas las instituciones de los diferentes ámbitos territoriales.
  • Incrementar las partidas destinadas a juventud en las diferentes Administraciones.
  • Incrementar los planes de estratégicos en juventud a medio y largo plazo, que impliquen a las Administraciones, a las asociaciones y a los consejos de juventud, que partan desde el análisis de las asociaciones sobre sus necesidades y abarquen todos los aspectos posibles de formación, financiación, asesoramiento, etc. La evaluación de estos planes debe ser conjunta y continua, facilitando así la introducción de medidas correctoras en los mismos.
  • Crear espacios de codirección y cogestión de las políticas juveniles, que relacionen al movimiento asociativo juvenil con los y las responsables técnicos y técnicas y los y las responsables políticos y políticas de diferentes Administraciones.
  • Crear y mejorar los Centros de Información Juvenil, delegando la cogestión o la gestión a las asociaciones juveniles o consejos de juventud.
  • Recoger en todos los planes y políticas de juventud, la promoción y desarrollo del movimiento asociativo juvenil.
  • Transversalizar la diversidad afectivo-sexual en las políticas públicas de juventud.