Notas de prensa

Los datos de la EPA se basan en una precariedad continuada y en un crecimiento engañoso, alerta el Consejo de la Juventud

28 de enero de 2016. El Consejo de la Juventud de España (CJE) no comparte el entusiasmo del Gobierno en funciones ante los datos de empleo de la última EPA (Encuesta de Población Activa) relativos al año 2015. En este sentido, el CJE, a pesar de reconocer que las cifras revelan un repunte en la creación del empleo, recuerda que siguen siendo la precariedad, la subocupación, la sobrecualificación y la temporalidad las características principales del mercado de trabajo en nuestros país, sobre todo si hablamos de jóvenes cuya tasa de paro se mantiene muy elevada, en concreto en un 46,24 % en menores de 25 años. Es más, según datos del propio Ministerio de Empleo y Seguridad Social, uno de cada cuatro contratos firmados en 2015 ha sido de menos de una semana. Por tanto, el CJE señala que no asistimos a un crecimiento del empleo sino a una fragmentación del mismo en contratos parciales y temporales.
El Consejo de la Juventud de España resalta que uno de los motivos por los que ha mejorado la tasa de paro juvenil es la caída del número de personas jóvenes activas, bien porque se han visto obligadas a emigrar o porque han pasado a formar parte de la población inactiva, en la mayoría de los casos al tener que retomar los estudios ante la imposibilidad de encontrar un empleo. A juicio del CJE, la lacra del empleo juvenil radica tanto en la cifra de desempleo, como en las condiciones laborales de la juventud empleada y sus graves consecuencias para la población joven como son el riesgo de pobreza, las bajas tasas de emancipación y la fuga de talentos.

El Consejo de la Juventud de España subraya que el empleo joven sigue caracterizándose por la precariedad con tasas de parcialidad involuntaria que alcanzan el 76% (25 a 29 años) y con un descenso continuado del salario medio de las personas jóvenes desde los 1.181,9 euros en 2010 a 1.030,6 en 2014, reduciéndose el número de horas trabajadas desde las 33,9 a 30,5 (al igual que el salario por hora, desde 8,1 a 7,8). Por otro lado, aunque ha bajado el número de parados de larga duración, supera el 50% en jóvenes de 25 a 29 años.

Por todo ello, el Consejo de la Juventud de España celebra la mejoría en el empleo pero considera que “no se puede hablar de recuperación porque sería engañoso y carente de rigor. Hay que trabajar por construir trabajo digno y de calidad, para evitar seguir profundizando en una precariedad que impide a la juventud un proyecto de vida propio”, declaró el responsable del área Socioeconómica de este organismo, Víctor Reloba.