Notas de prensa

Los buenos datos de la EPA se basan en una precariedad creciente, alerta el Consejo de la Juventud de España

Encuesta de Población Activa
El Consejo de la Juventud de España (CJE) valora los datos de esta edición de la Encuesta de Población Activa (EPA). Hay que reseñar que hemos bajado de la “barrera psicológica” de los 5 millones de parados, aunque tenemos niveles muy alarmantes de paro de larga duración de difícil reinserción (más de dos millones de personas llevan más de dos años en paro, el 44,5% de las personas en paro).
Asimismo, el Consejo de la Juventud de España (CJE) celebra que el paro juvenil haya descendido hasta el 46,6%. No obstante, esta mejora se produce a costa de profundizar en un modelo productivo de servicios (94% del empleo creado), basado en la precariedad, y con profundas desigualdades territoriales (más empleo en País Vasco, Navarra, Cataluña y Baleares; y menos en Extremadura, Andalucía y Canarias). Para el CJE esto es “pan para hoy y hambre para mañana”. Hay que señalar que la mitad (48%) del empleo creado ha sido joven (menor de 25 años), acentuando el carácter temporal y juvenil del nuevo empleo creado. Este dato contrasta con la menor contratación en la franja de 30-34 años, acentuando las dificultades de emancipación y consolidación de nuevas familias. La juventud no podrá emanciparse si tiene que depender de contratos a tiempo parcial (1/4 de los empleos totales) o vive en la incertidumbre constante de la temporalidad (66% del empleo creado). Es decir, el aumento en el empleo se está produciendo por el “boom turístico” de este verano y por el “racionamiento del empleo”: se sustituyen contratos indefinidos por varios temporales y/o parciales.

Además, más de un tercio del descenso del número de desempleados (298.200) se debe a la contracción de la población activa (116.000), por lo que sigue existiendo un “efecto desánimo” para gente que desiste de buscar trabajo. Este efecto afecta especialmente a las mujeres, por lo que puede agravarse la feminización de la pobreza y una división sexual del trabajo que relega a las mujeres al trabajo doméstico.

El Consejo de la Juventud de España (CJE) se muestra preocupado por el futuro de la juventud, si se mantiene la debilidad de nuestro modelo productivo. “Las personas jóvenes queremos trabajar, emanciparnos, contribuir al Estado del Bienestar y las pensiones de nuestro país, que no son sostenibles si nos abocan a la precariedad o la emigración”, alerta Víctor Reloba (responsable de socioeconómica del CJE). Desde el CJE se considera positivo que el empleo público impulse la contratación cada vez más (19% en el último trimestre), “hay que profundizar esta tendencia, que no sea un sueño de verano electoral”, defiende Reloba. Ya que otras modalidades que se fomentan, como el autoempleo, están retrocediendo en puestos de trabajo.

En conclusión, el CJE va a seguir reivindicando que se apueste de manera valiente por un modelo productivo de calidad, con I+D+i y empleo de calidad. “Es una vergüenza que seamos el segundo país con mayor temporalidad del mundo desarrollado” denuncia Reloba. “Hay herramientas, como la Garantía Juvenil, para mejorar el empleo juvenil”, añade. El CJE va a seguir generando ideas y propuestas sobre políticas activas de empleo y se pone a disposición de todas las formaciones políticas para que “las ideas de la juventud se tengan en cuenta”.