Notas de prensa

La tasa de paro juvenil es siete puntos superior a la de la población general

El 37,7% de la población joven activa tiene un contrato temporal
El Consejo de la Juventud de España ha hecho públicos hoy los datos del último boletín del Observatorio Joven de Empleo en España, correspondientes al cuarto trimestre de 2010. Según este informe, la juventud española tiene una tasa de actividad del 72,2% que se divide entre quienes tienen un empleo, que son el 72,5%, y quienes se encuentran en paro, el 27,5%. Esta tasa de paro es siete puntos superior a la de la población general.
El Consejo de la Juventud de España ha hecho públicos hoy los datos del último boletín del Observatorio Joven de Empleo en España, correspondientes al cuarto trimestre de 2010. Según este informe, la juventud española tiene una tasa de actividad del 72,2% que se divide entre quienes tienen un empleo, que son el 72,5%, y quienes se encuentran en paro, el 27,5%. Esta tasa de paro es siete puntos superior a la de la población general.

Por otra parte, la tasa de inactividad de la población joven española es del 28,8%. Es necesario diferenciar la inactividad a nivel de empleo del “no hacer nada”. Así, el 67,4% de las personas jóvenes inactivas realizan estudios reglados, y un 13,5% realiza además estudios no reglados. El estudio constituye, por tanto, la primera situación de inactividad.

La atención al tipo de contrato permite evaluar la estabilidad e inestabilidad del mercado de trabajo español. Existen grandes diferencias por tipo de contrato entre la población general y la juventud. La población general dispone de una tasa elevada de contratos temporales (24,8%), pero el 37,7% de contratos temporales de los jóvenes la supera en 13 puntos.

En cuanto a la jornada laboral, a tiempo completo es la más común tanto en la población joven (83,4%) como en la población general (86,5%). Sin embargo, en relación con la jornada a tiempo parcial existen diferencias por sexo tanto en la población general (un 23,2% de mujeres y un 5,5% de varones tienen este tipo de jornada) como en la juventud (24,2% de las mujeres jóvenes y 9,6% de varones).

Otro aspecto interesante es la acumulación de actividades realizadas por varones y mujeres además de su actividad principal, las mujeres jóvenes realizan un mayor número de actividades que los varones independientemente de estar ocupadas, paradas o inactivas, pero ¿qué tipo de actividades son ésas? Un número similar de mujeres y de varones realizan estudios (casi 1.700.000 varones y 1.748.917 mujeres), y/o se dedican a trabajos sociales y actividades benéficas no remuneradas (en torno a 100.000), aunque en ambos casos son mayoritarias las mujeres. Pero el rasgo más destacable es el número de mujeres que se siguen dedicando a las labores del hogar, cifra superior a la de varones jóvenes.

Por comunidades autónomas, existen desviaciones significativas de las tasas de paro respecto a la media estatal. Por un lado, encontramos aquellas Comunidades Autónomas cuya tasa de paro, tanto de varones como de mujeres, es superior a la media: Ceuta y Melilla, Canarias, Andalucía, Murcia, Extremadura y Comunidad Valenciana; por otro lado, las Comunidades con tasas de paro inferiores a la media tanto para varones como para mujeres: Asturias, Cantabria, Galicia, Aragón, Castilla y León, Madrid, La Rioja, País Vasco y Navarra; y aquellas Comunidades Autónomas cuyas tasas de paro masculina y femenina se desvían de la media estatal en sentidos contrarios: Baleares, Castilla-La Mancha y Cataluña.

La Comunidad Autónoma con la tasa de paro más cercana a la media estatal juvenil es Asturias con una tasa de paro del 24,9% para varones y del 26,2% para mujeres; y en los extremos encontramos, por un lado, a Ceuta y Melilla con las tasas de paro más elevadas, seguidas de Canarias y Andalucía, y, por el otro, Navarra y País Vasco con las menores tasas de paro juvenil.

La Comunidad Autónoma con la tasa de paro más cercana a la media estatal juvenil es Asturias con una tasa de paro del 24,9% para varones y del 26,2% para mujeres; y en los extremos encontramos, por un lado, a Ceuta y Melilla con las tasas de paro más elevadas, seguidas de Canarias y Andalucía, y, por el otro, Navarra y País Vasco con las menores tasas de paro juvenil.

En este contexto, el Consejo de la Juventud de España propone, entre otras cosas, potenciar el contrato de formación con auténtico carácter laboral que dote a los trabajadores y las trabajadoras jóvenes de la formación necesaria para desarrollar un oficio o actividad profesional, y mejorar la protección social de las condiciones de trabajo de los trabajadores jóvenes en formación.

Asimismo, el CJE considera necesario denunciar el abuso de las becas que, de forma encubierta, muchas empresas utilizan para encadenar contratos de jóvenes empleados. Así, nos encontramos con becarios de 35 años sin ninguna experiencia laboral reconocida y, por tanto, con muchas dificultades para ingresar en el mercado laboral.

Por ello, el Consejo de la Juventud de España reclama contratos de formación con auténtico carácter laboral para jóvenes menores de 30 años; más inspecciones de trabajo para evitar este tipo de fraudes; una mayor adaptación del sistema educativo a las necesidades del mercado de trabajo; mejor coordinación entre los servicios autonómicos de empleo, y más inspecciones para luchar contra los accidentes laborales.