Notas de prensa

Jóvenes de la Unión Europea reclaman un marco legal único para regular las prácticas laborales.

Establecer un marco legislativo obligatorio en la Unión Europea para evitar el empleo fraudulento de las prácticas mediante un contrato escrito. Ésta es una de las recomendaciones que se han puesto sobre la mesa en la Conferencia Joven de la UE, celebrada en las ciudades húngaras de Gödöllö y Budapest del 1 al 4 de marzo. A ella asistieron cuatro representantes del Consejo de la Juventud de España (CJE), junto con jóvenes y responsables políticos de los 27 estados miembro de la UE y representantes de la Comisión Europea, para debatir y proponer y reclamar medidas eficaces para acabar con el desempleo en la UE. Los representantes españoles trasladaron en Hungría las inquietudes de la juventud española, acordadas y consensuadas tras la celebración de la Consulta Nacional desarrollada en los meses de diciembre y febrero.
Establecer un marco legislativo obligatorio en la Unión Europea para evitar el empleo fraudulento de las prácticas mediante un contrato escrito. Ésta es una de las recomendaciones que se han puesto sobre la mesa en la Conferencia Joven de la UE, celebrada en las ciudades húngaras de Gödöllö y Budapest del 1 al 4 de marzo. A ella asistieron cuatro representantes del Consejo de la Juventud de España (CJE), junto con jóvenes y responsables políticos de los 27 estados miembro de la UE y representantes de la Comisión Europea, para debatir y proponer y reclamar medidas eficaces para acabar con el desempleo en la UE. Los representantes españoles trasladaron en Hungría las inquietudes de la juventud española, acordadas y consensuadas tras la celebración de la Consulta Nacional desarrollada en los meses de diciembre y febrero.
Establecer un marco legislativo obligatorio en la Unión Europea para evitar el empleo fraudulento de las prácticas mediante un contrato escrito. Ésta es una de las recomendaciones que se han puesto sobre la mesa en la Conferencia Joven de la UE, celebrada en las ciudades húngaras de Gödöllö y Budapest del 1 al 4 de marzo. A ella asistieron cuatro representantes del Consejo de la Juventud de España (CJE), junto con jóvenes y responsables políticos de los 27 estados miembro de la UE y representantes de la Comisión Europea, para debatir y proponer y reclamar medidas eficaces para acabar con el desempleo en la UE. Los representantes españoles trasladaron en Hungría las inquietudes de la juventud española, acordadas y consensuadas tras la celebración de la Consulta Nacional desarrollada en los meses de diciembre y febrero.

El resultado de la Conferencia se ha materializado en ocho recomendaciones concretas que abordan diferentes aspectos del empleo juvenil, como la transición entre educación y mercado de trabajo, la protección social, el reconocimiento de competencias, el papel de las organizaciones juveniles y la educación no formal o la movilidad, entre otras. Estas conclusiones se verán próximamente materializadas en una Resolución sobre el Diálogo Estructurado que será adoptada por el Consejo de Europa el próximo mes de mayo.

El CJE espera que el gobierno español tome buena nota de las recomendaciones, especialmente aquéllas relacionadas con la protección de los derechos de las personas jóvenes en su acceso al mercado de trabajo. A juicio de Ricardo Ibarra, Presidente del CJE, “hay que trabajar para que las medidas que se han adoptado con la intención de estimular el empleo juvenil en nuestro país no generen puestos de trabajo precarios e inestables, y evitar nuevamente el mismo error que nos ha situado a la cabeza del desempleo juvenil en Europa”.

A finales de junio se cumple el primer Trío de Presidencias, que empezó España en enero de 2010, y con el que se ha puesto en marcha de manera novedosa el proceso de Diálogo Estructurado. El Consejo de la Juventud de España quiere destacar de manera positiva esta experiencia en tanto que ha dejado patente la voluntad de la Comisión Europea y de los responsables políticos de los 27 países miembro de la Unión, de establecer mecanismos y espacios formales para escuchar la voz de las personas jóvenes y sus asociaciones sobre cuestiones que afectan al colectivo juvenil. No obstante, el CJE también quiere dejar claro que estamos ante un proceso en el que queda mucho por mejorar. Más allá de escuchar la voz de los jóvenes, la Comisión Europea y los gobiernos deberían implicar más a los agentes juveniles tanto en la decisión de las temáticas a abordar y en la elección de las metodologías y las cuestiones concretas a debatir, como en el resultado práctico de esa cooperación.