Notas de prensa

El Consejo de la Juventud de España sostiene que la precariedad daña la dignidad laboral de la juventud

7 de octubre: día Mundial por el Trabajo Decente
7 de octubre de 2015. Con motivo de la celebración del día Mundial por el Trabajo Decente, el Consejo de la Juventud de España (CJE) recuerda que las altas tasas de precariedad menoscaban la dignidad laboral de la juventud que trabaja en España y en Europa. Para el CJE, a medida que se anuncia la recuperación económica, a través de la supuesta creación de nuevos empleos, no aumentan ni el bienestar ni la calidad de vida de la juventud, sino que, por el contrario, hay mayores índices de pobreza, exclusión y temporalidad en el empleo.
El Consejo de la Juventud de España entiende que esta situación empeora la calidad de vida de las y los jóvenes en el presente y, además, tiene repercusiones a largo plazo porque condiciona las expectativas de futuro de la población joven que ni tan siquiera pueden cotizar para asegurarse un futuro digno, con derecho a prestaciones por jubilación.

El Consejo de la Juventud califica de “dramática” la tasa de desempleo juvenil, situada en un 38,7% entre las personas de 16 a  29 años, según los datos de la EPA del primer trimestre de 2015. Una situación que es aún más sangrante entre las y los  menores de 25 años, donde la tasa de paro alcanza el 51,4%.

Por otro lado, el Consejo de la Juventud de España lamenta que los nuevos empleos generados entre la población joven, de los que el Gobierno presume como síntoma de recuperación, no alcanzan, en la mayoría de los casos, las condiciones del empleo decente y, por tanto, no suponen una mejora de la calidad de vida la juventud. En este sentido, el CJE subraya que el  21,6 % de las personas menores de treinta años sufren subocupación, es decir, trabajan menos horas de las que quieren y necesitan, una situación que empeora si hablamos de las mujeres, pues le ocurre a una de cada cuatro trabajadoras jóvenes.

El Consejo de la Juventud de España hace hincapié, por último, en el  alto grado de sobrecualificación en que se encuentra buena parte de las y los jóvenes que trabajan: el 56, 7% de la población joven ocupada en la actualidad está sobrecualificada, siendo las mujeres jóvenes el 62% del total.