Notas de prensa

El Consejo de la Juventud de España propone el voto a los 16 años y aumentar la responsabilidad política de la juventud

Considera que es un reconocimiento a la madurez democrática de las y los jóvenes.
Defiende la educación no formal y la continuidad del programa europeo “Juventud en Acción”
Ampliar el derecho al voto a los 16 años y aumentar la presencia de jóvenes en los órganos de decisión de partidos políticos e instituciones con el objetivo de mejorar la calidad democrática, son algunas de las propuestas planteadas por la población joven española en la consulta ‘Diálogo Estructurado sobre la Política Europea de Juventud’. 
El Consejo de la Juventud de España (CJE) ha analizado los resultados de esta encuesta que permite la comunicación continua entre la Comisión Europea, los Estados miembro, el Foro Europeo de la Juventud y las organizaciones juveniles, que en esta ocasión ha preguntado la opinión de la juventud sobre la participación de los y las jóvenes en la vida democrática de Europa.


El Consejo de la Juventud de España considera que extender el derecho al voto a los 16 años de edad supone el reconocimiento de la sociedad a la madurez democrática de la población joven otorgándole el derecho a elegir en las urnas a sus representantes gubernamentales. Frente a los argumentos partidistas que profundizan en una constante criminalización de la juventud española, el CJE cree en la capacidad y preparación de la juventud española para tomar decisiones, involucrarse y participar de forma responsable y solidaria en todo aquello que le afecta.

Con el fin de incentivar el compromiso ciudadano de la juventud menor de 16 años, el CJE propone además incluir a menores de edad en experiencias de participación y toma de decisiones vinculantes y no vinculantes, especialmente en consultas de carácter local, fomentar la participación activa de este colectivo en asociaciones y acercar las instituciones a la infancia y la adolescencia.

Por otro lado, el Consejo de la Juventud de España aboga por fomentar la participación desde la educación formal, evitando el individualismo y haciendo hincapié en valores como la cooperación y la conciencia colectiva para conseguir implicar de forma activa en la vida democrática a las y los jóvenes que no participan en el asociacionismo.

En este sentido, el CJE considera que las políticas educativas deben ser reforzadas y resalta la importancia de que continúe el programa “Juventud en Acción” porque es una apuesta por la educación no formal y constituye una herramienta indispensable para la participación de las personas jóvenes en la sociedad, sobre todo, para aquellas que tienen menos oportunidades y, en particular, de quienes han abandonado sus estudios y encuentran en este programa un cauce para implicarse y mejorar sus capacidades.