Notas de prensa

El Consejo de la Juventud de España pide que se ponga fin a la violación de la dignidad humana

Día Internacional contra el Racismo
El racismo es una violación de los derechos humanos y de la dignidad humana, que aún no hemos conseguido erradicar de nuestro mundo. Por ello, fechas como la de hoy, 21 de marzo, siguen siendo necesarias de subrayar y utilizar para, desde las distintas entidades, organizaciones, asociaciones civiles, así como desde nuestra propia condición de ciudadanos, protestar de forma conjunta y unida para poner fin a esta violación de la dignidad humana.
Al mismo tiempo, los ciudadanos debemos exigir a nuestros gobiernos el fin de toda práctica que incite al racismo, la xenofobia y la discriminación y una de ellas es la detención indiscriminada de personas por su apariencia física. En los principales nudos de comunicación y lugares de concentración de migrantes de las grandes ciudades, contemplamos mudos, impasibles, las continuas redadas policiales que se producen contra personas, que físicamente manifiestan su condición de extranjeros, para exigirles la documentación sin que haya mediado ningún delito que lo ampare o justifique. Ello tiene un efecto sobre la población que en nada favorece la convivencia, puesto que cuando contemplamos como se detiene a alguien, el primer pensamiento que puede surgir es “algo habrá hecho” con lo que estamos dando alas a aquellos que igualan migrante con delincuente.
 
Asimismo, somos testigos, igualmente mudos, de la existencia de 9 Centros de Internamiento de Extranjeros en los que sistemáticamente se está privando de libertad a personas por un incumplimiento administrativo: han entrado en nuestro país sin la documentación en regla o bien ha expirado su permiso de permanencia en nuestro país. Este “simple” hecho supone la apertura de un expediente sancionador, su detención transitoria durante un máximo de 60 días y el sometimiento a unas condiciones y a un trato que, por falta de una regulación adecuada y clara, les somete a condiciones más duras que las del sistema carcelario.
Por otra parte, herramientas que han demostrado su eficacia desde su creación, año 2000, como el Observatorio del Racismo y la Xenofobia, ha dejado de ser una Subdirección General para pasar a depender de una de ellas: Subdirección General de la Economía Social, del Trabajo Autónomo y de la Responsabilidad Social de las Empresas. Esperemos que sea para relanzar su actividad. (Real Decreto 343/2012, de 10 de febrero, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.)

Por ello, hoy desde el CJE, queremos alzar nuestra voz y unirla a la de todos aquellos que en todo el mundo están luchando por erradicar de nuestro mundo todo tipo de discriminación, el racismo y la xenofobia.