Notas de prensa

El Consejo de la Juventud de España pide que se mantenga la actual Ley de Salud Sexual y Reproductiva

 El CJE mantiene que las mujeres jóvenes deben ser dueñas de su cuerpo y su sexualidad, y que es su derecho decidir cuándo ser o no madres
El Consejo de la Juventud de España (CJE) denuncia el agravio a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres que suponen las modificaciones en la Ley Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo anunciadas por el Gobierno y se une a las manifestaciones convocadas por el Día de Acción Global por el aborto legal, seguro y gratuito que se celebra mañana, viernes, 28 de septiembre
El CJE recuerda que ha sido largo el proceso realizado en el Estado español hasta conseguir la Ley actual, aprobada en 2010, que aunque contaba con importantes limitaciones, ha supuesto avances como que la mayoría de las mujeres que interrumpen su embarazo en el plazo de 14 semanas lo hagan sin riesgos graves para su salud, descendiendo el número de abortos clandestinos y facilitándose el acceso a medios anticonceptivos y al tratamiento postcoital, sin esto implicar un aumento en el número de IVEs, posibilitando además que las menores puedan abortar. Posiblemente ambas opciones serían suprimidas en la nueva ley, que además incluiría retrocesos tan graves como la ilegalización de la interrupción del embarazo en caso de malformación del feto. Esta modificación dificultaría especialmente el acceso a la IVE de las mujeres jóvenes sin recursos económicos que no se puedan acoger a los supuestos legales, poniendo en riesgo su salud y convirtiendo el derecho al aborto una cuestión de clase social. Asimismo, se verían gravemente perjudicadas las madres jóvenes, las familias monomarentales y aquellas con recursos escasos que no puedan hacerse cargo de una hija o hijo con  autonomía restringida, cuya situación se ve agravada por la reducción de ayudas a la dependencia.
 
El CJE ve preocupante que se legisle restringiendo la libertad de las mujeres en lugar de favoreciendo el derecho a ser madre y formar familia, como se haría equiparando los permisos de paternidad a los de maternidad, ampliando las plazas de guarderías, garantizando la estabilidad laboral y una educación pública de calidad, así como facilitando el acceso a la vivienda.
 
Por último, el CJE reivindica la interrupción voluntaria del embarazo de forma libre y gratuita y pide al Gobierno que no se modifique la actual Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que se asegure la atención psicológica integral inmediata a la mujer que decida ejercer su derecho a la IVE y que se trabaje para informar y formar sobre el derecho al aborto, la normalización de elección sobre su propio cuerpo y vida y la desestigmatización del proceso en las jóvenes.