Notas de prensa

El Consejo de la Juventud de España pide medidas para reducir el paro juvenil y elminar la precariedad.

Con motivo de la celebración, el día 6 de octubre, de la Jornada Mundial por un Trabajo Digno, el Consejo de la Juventud de España (CJE) reclama medidas para que se reduzca la contratación temporal y se promueva el empleo juvenil. El número de personas jóvenes en paro duplica la tasa de paro general en España y el CJE considera que, tanto la reforma laboral aprobada en 2010 como las últimas medidas económicas que se han aprobado, agudizarán el problema de desempleo juvenil en España.
Con motivo de la celebración, el día 6 de octubre, de la Jornada Mundial por un Trabajo Digno, el Consejo de la Juventud de España (CJE) reclama medidas para que se reduzca la contratación temporal y se promueva el empleo juvenil. El número de personas jóvenes en paro duplica la tasa de paro general en España y el CJE considera que, tanto la reforma laboral aprobada en 2010 como las últimas medidas económicas que se han aprobado, agudizarán el problema de desempleo juvenil en España.
Con motivo de la celebración, el día 6 de octubre, de la Jornada Mundial por un Trabajo Digno, el Consejo de la Juventud de España (CJE) reclama medidas para que se reduzca la contratación temporal y se promueva el empleo juvenil. El número de personas jóvenes en paro duplica la tasa de paro general en España y el CJE considera que, tanto la reforma laboral aprobada en 2010 como las últimas medidas económicas que se han aprobado, agudizarán el problema de desempleo juvenil en España.

Para el CJE, la contratación temporal aumenta la precariedad laboral, de ahí que esté en contra de que se haya suprimido el límite de dos años para realizar contratos temporales y rechaza que puedan formalizarse contratos en formación hasta que la persona contratada cumpla los 30 años. El Consejo de la Juventud de España recuerda que uno de los objetivos del Gobierno al aprobar la Reforma laboral de septiembre de 2010 fue el de reducir la temporalidad, y critica estas medidas porque, por el contrario, aumentan la temporalidad y son contrarias a la concepción de trabajo digno. A su juicio, contribuirán a alcanzar tasas más dramáticas de desempleo juvenil y a empeorar la situación de precariedad de la población joven trabajadora al permitir que puedan encadenarse contratos temporales, incentivar el empleo de mala calidad y favoreciendo la creación de becarios y becarias a perpetuidad.

Por trabajo digno se entiende aquel que se realiza bajo contrato, con una remuneración justa, respetando el derecho a unas prestaciones sociales básicas y alejado de toda forma de discriminación laboral, según la definición adoptada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el 1998. Para promover el trabajo digno en la juventud española, el Consejo de la Juventud de España propone proyectar un plan de formación y empleo especialmente adaptado a jóvenes, así como políticas de empleo que faciliten la incorporación al mercado de trabajo y permitan a las personas jóvenes emanciparse. Para conseguirlo, el CJE subraya la necesidad de aprobar políticas activas que incentiven el empleo juvenil fomentado la estabilidad de los contratos y reduciendo los índices de precariedad laboral.