Notas de prensa

El Consejo de la Juventud de España lamenta que la reforma de la Ley Electoral no incluya el voto a los 16 y la derogación del voto rogado

El Consejo de la Juventud de España (CJE) lamenta que el Congreso de los Diputados haya perdido la oportunidad de incluir en la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) el voto a los 16 años y la derogación del voto rogado al rechazar las enmiendas referidas a ambos asuntos. 
El voto a los 16 años es una de las reivindicaciones que el Consejo de la Juventud de España (CJE) reclamó a las diferentes fuerzas políticas en las primeras elecciones del 20 de diciembre y a la que se dio luz verde en el parlamento el pasado mes de abril, quedando en papel mojado tras la disolución de las cámaras y la posterior celebración de las segundas elecciones generales. La propuesta consiste en la reducción de la edad mínima para votar a los 16 años y, a juicio del CJE, se trata de una cuestión de salud democrática y de coherencia. La razón está clara: a pesar de que la mayoría de edad legal en nuestro país es a los 18 años, gran parte de las responsabilidades, los derechos y los deberes de la juventud como, por ejemplo, casarse, emanciparse, obtener un trabajo o tener causas penales, se adquieren al cumplir los 16. Asimismo, la formación obligatoria se finaliza a esa edad, lo que significa que los y las jóvenes cuando llegan a los 16 años han completado la educación secundaria obligatoria y han adquirido la madurez y los conocimientos básicos para ser ciudadanos y ciudadanas socialmente responsables. Además, el Consejo de la Juventud de España, señala la importancia de otros motivos para este cambio en la ley electoral. En primer lugar, este organismo destaca razones de participación democrática. Según diferentes estudios, el grupo de edad de 16 y 17 años es el más reacio a participar en debates y en partidos políticos. Esto se debe fundamentalmente a que la motivación para participar activamente en los procesos de decisiones es mucho más bajo cuando no se tiene la posibilidad de influir realmente en los mismos.  Así, para el CJE, rebajar la edad del voto a los 16 años propiciaría una mayor participación de los y las jóvenes en la vida democrática. Otra razón, apunta el CJE, serían los cambios demográficos. La composición del electorado ha ido cambiando en los últimos años y seguirá haciéndolo en el futuro. La esperanza de vida va creciendo y la proporción de jóvenes en la sociedad se va reduciendo. Así, la reducción de la edad del voto propiciará un mayor equilibrio electoral entre los más jóvenes y los más mayores. En resumen, la participación democrática y los cambios demográficos, junto con la coherencia entre los derechos civiles y las responsabilidades hacen de esta propuesta una necesidad democrática.

En relación al voto rogado, los datos ponen de manifiesto la necesidad de cambiar la ley electoral.  Así, la participación del voto de residentes en el extranjero ha descendido bruscamente desde 2011, año en el que se cambió y complicó el procedimiento, pasando del 31,8% al 4,95%. Por tanto, según el Consejo de la Juventud de España, es inconcebible que el Congreso de los Diputados haya dejado pasar la oportunidad de recuperar la participación de la ciudadanía, resida donde resida, como esencia de la democracia de nuestro país.

Por último, el CJE espera que se pueda presentar en el Congreso una reforma de la Ley electoral con plazos que permitan un debate en profundidad sobre dichas medidas.