Notas de prensa

El Consejo de la Juventud de España denuncia que tras los datos optimistas de la EPA se esconde un empleo precario que impide la emancipación de las personas jóvenes

Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2015
El Consejo de la Juventud de España (CJE), ante la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre publicada hoy por el INE, considera que, al contrario del optimismo del que hace alarde el Gobierno de Mariano Rajoy, la situación del empleo en general, y del empleo juvenil en particular, hace saltar las alarmas. Los datos ponen sobre la mesa la realidad del problema que viene denunciando el CJE: la precariedad, la temporalidad, la subocupación y la sobrecualificación siguen siendo las principales características de las condiciones laborales de la juventud en nuestro país.
A juicio del CJE, la creación de empleo no es tal. "La tendencia demuestra un cambio de modelo. No es un crecimiento del empleo, sino más bien un régimen de racionamiento, en el que el empleo disponible se trocea en mini empleos de baja calidad. Se están creando microempleos y empleos precarios que no permiten salir de la pobreza”. Los datos del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España así lo demuestran. Según el último informe publicado, entre las personas ocupadas de 16 a 29 años, 2 de cada 10 se encuentran por debajo del umbral de la pobreza. Es decir, trabajan para seguir siendo pobres. Asimismo, añade que "la mejora del empleo con trabajos de verano se la lleva el viento”.
El Consejo de la Juventud de España considera que la situación de los y las jóvenes en nuestro país es “insostenible” y reclama “un cambio de sistema productivo que apueste por la investigación, la formación y reindustrialización de nuestro país y una reforma laboral que garantice derechos y condiciones dignas de empleo”. El CJE añade que “las cifras podrían ser aún más desoladoras si en el futuro no hacemos un gran esfuerzo para mejorar la situación. De mantenerse en el tiempo semejantes porcentajes, estamos abocados al desastre, no ya como juventud, que también, sino como sociedad”. Así es, el CJE ha denunciado en su informe Juventud Necesaria que esta situación laboral no es un problema de la juventud, sino de toda la sociedad. “Si las personas jóvenes no trabajan y cotizan, estamos poniendo en peligro la sostenibilidad de las pensiones y de nuestro Estado del Bienestar. Por eso exigimos medidas ambiciosas, pensadas para el largo plazo, a la altura del problema."