Notas de prensa

El Consejo de la Juventud de España denuncia el repunte de asesinatos machistas y reclama fondos para que se aplique la Ley de Igualdad

Día Internacional de la Mujer
Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer que se celebra mañana, 8 de marzo, el Consejo de la Juventud de España (CJE) denuncia el retroceso generalizado que en materia de igualdad de género ha vivido nuestro país en los últimos años, cuya manifestación más trágica queda patente en el número de mujeres asesinadas por violencia machista en lo que va de año y que asciende a 17, la cifra más dramática de la última década. En 2016 se contabilizaron 44 víctimas mortales, ocho de ellas eran mujeres jóvenes de entre 18 y 30 años.
El Consejo de la Juventud de España resalta que dos de las mujeres asesinadas en lo que va de año tenían menos de 30 años y subraya la necesidad de introducir la educación en igualdad y el respeto a la diversidad en el sistema educativo desde la infancia, destruyendo los estereotipos de género, para revertir la tendencia al alza que está viviendo el machismo entre adolescentes y jóvenes en los últimos años. La última Macroencuesta de Violencia contra la Mujer (2015) de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género muestra que el 10,3 % de las mujeres que han sufrido violencia física por parte de su pareja o expareja a lo largo de su vida tenía entre 16 y 24 años edad y que ese dato aumenta hasta el 14,1% entre 25 y 34 años.  Asimismo, el 46,7% de las mujeres agredidas entre 16 y 24 años sufrió violencia severa y el 53,3% moderada; mientras que el 64,7% de las jóvenes entre 25 y 34 años sufrió violencia severa y el 35,3% moderada. La responsable del Área de Derechos e Igualdad de Oportunidades del CJE, Carla Millán, ha declarado que “es urgente que todos los partidos políticos lleguen a un Pacto de Estado Contra la Violencia Machista en el que olviden sus tintes políticos y se priorice en la seguridad de las mujeres. Las mujeres sufrimos a diario violencia machista y no podemos esperar a ver como aumenta el número de asesinadas en las noticias sin una respuesta legislativa.”

Por otra parte, el Consejo de la Juventud de España considera que el freno en las políticas de igualdad vivido en los últimos años supone, además, una violencia institucional contra las mujeres que, desde que empezó la crisis, han visto como perdían derechos y oportunidades, encabezando las listas de desempleo, pobreza y precariedad laboral. El CJE aboga, sin embargo, por invertir en la empleabilidad y el emprendimiento femenino, sobre todo, entre mujeres jóvenes, para incentivar la recuperación económica. En este sentido, el informe del CIS “La participación laboral de las mujeres en España” (2016) recomienda, para alcanzar mayores niveles de eficiencia económica, cerrar la brecha salarial que perjudica a las mujeres, en especial a las jóvenes –el 23,3% según UGT-,  porque concentran tanto o más capital humano que los varones de su misma edad. Teniendo en cuenta la baja tasa de fecundidad que hay en España, con una media de 1,3 hijos por mujer, el mismo informe considera necesario aumentar los salarios femeninos para facilitar a las jóvenes que puedan ejercer (en caso de quererlo) su derecho a la maternidad, más aún en el contexto como el actual,  de envejecimiento de la población.

Para Carla Millán, responsable de igualdad del Consejo de la Juventud de España, “ningún país puede progresar adecuadamente con la mitad de su población en desigualdad. Nos afrontamos a diario con una doble discriminación de base: ser mujeres y ser jóvenes. Y así sumamos discriminaciones una tras otra, que se reflejan por ejemplo en facultades están llenas de mujeres mientras el mercado laboral nos impone una brecha salarial, mayor temporalidad y precariedad.”

El Consejo de la Juventud de España reclama al Gobierno que invierta los fondos necesarios para que pueda cumplirse la Ley para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres que contempla medidas efectivas y de vigilancia de la igualdad, no sólo en el plano laboral, profesional, salarial y de conciliación; sino también en otros tan importantes para la concienciación en igualdad de género, como son el educativo y los medios de comunicación.