Notas de prensa

El Consejo de la Juventud de España califica de fracaso el Marco de Calidad para Prácticas aprobado por el Consejo de la Unión Europea

Marco de Calidad para Prácticas
El Consejo de la Juventud de España (CJE), así como otras organizaciones juveniles miembros del Foro Europeo de la Juventud, quiere trasladar su profunda decepción en relación al Marco de Calidad Europeo para Prácticas aprobado hoy por el Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores (EPSCO) en el que ha participado la ministra de Empleo española Fátima Báñez. Esta profunda decepción se debe a que el texto aprobado se basa en recomendaciones débiles y limitadas frente a la propuesta original que surgió del trabajo de la sociedad civil y que la propia Comisión Europea compartía.
Inicialmente se dio la bienvenida a la propuesta de la Comisión Europea relativa a la Recomendación del Consejo sobre el Marco de Calidad de Prácticas porque pretendía  garantizar el valor educativo de las mismas, establecer marcos de calidad, limitar los focos de precariedad y regularlas. Sin embargo, el marco aprobado no responde a las necesidades y no da solución la problemática que sufren muchas personas jóvenes en la Unión Europea.

La propuesta del Consejo de Empleo es un primer paso para plantear soluciones a los principales problemas detectados por las prácticas: falta de compensación económica, falta de objetivos educativos, reconocimiento de la experiencia adquirida, sistema de supervisores y formación. Pero estas iniciativas difícilmente serán exigibles a los estados miembros, y no se afrontan retos fundamentales como la necesidad de incluir a los estudiantes en la seguridad social, o garantizar que en ningún caso estas prácticas encubran la sustitución de puestos de trabajo.

Por último, el Consejo de la Juventud de España critica que el Consejo de la Unión Europea haya perdido una oportunidad única para acabar con las situaciones de precariedad y explotación que se esconden en muchas prácticas.

Ricardo Ibarra, presidente del Consejo de la Juventud de España, considera que “dadas las tasas de desempleo juvenil en Europa, concretamente en nuestro país, y el alto índice de precariedad, es lamentable que se siga ignorando la problemática de prácticas y becas y se sigan utilizando para explotar a muchos jóvenes y para encubrir puestos de trabajo”.