Notas de prensa

El CJE manifiesta su repulsa a la expulsión en las fronteras de las personas migrantes y pide que se amplíe la concesión de visados humanitarios

31 de agosto de 2015. Ante la crisis humanitaria que atraviesa la Unión Europea derivada de la inmensa oleada migratoria que estamos viviendo, el Consejo de la Juventud de España (CJE) subraya la necesidad de una comunidad europea vertebrada por la Declaración Universal de los Derechos Humanos como única vía posible para la construcción de un escenario donde las personas, sus derechos y libertades, se encuentren en el centro de la agenda común. Por ello, el CJE manifiesta su rotunda repulsa a las expulsiones en fronteras y a las políticas adoptadas por distintos países europeos como Serbia, Macedonia y Hungría que contradicen la Declaración Universal de Derechos Humanos tanto en su artículo 13, que reconoce la libre circulación de personas, como en el el 14, que establece el derecho de asilo. 
El Consejo de la Juventud de España, en su compromiso con la defensa de los Derechos Humanos,  exige que se aumenten las vías legales de entrada a la UE con el fin de solventar la situación de aquellas personas que, en su búsqueda de refugio, caen en redes delictivas. Asimismo, el CJE demanda que se agilice y amplíe la concesión de visados humanitarios en embajadas y consulados para atender a quienes huyen de la pobreza y las guerras.

El Consejo de la Juventud de España entiende que las actuales condiciones de acogida en España, denunciadas por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), deben ser mejoradas ante esta crisis humanitaria. En la actualidad, según denuncia el organismo, España solo acoge al 1% de las personas que solicitan asilo en la UE, en un contexto donde la reducción de recursos para la protección de este colectivo no hace sino empeorar la situación y vulnerar los derechos humanos. En este sentido, el CJE apuesta por que el diálogo y los acuerdos entre países miembros, así como las conversaciones que se mantendrán estos días en Berlín entre Merkel y Rajoy, prioricen la defensa y la protección de los eslabones más débiles, por encima de los intereses fronterizos y económicos de cada Estado. 

Para el Consejo de la Juventud de España, la solución ante esta crisis humanitaria debe articularse desde la defensa de los Derechos Humanos de todas las personas, sin excepción. El CJE condena todas aquellas políticas que emplean el uso de la fuerza en las fronteras entre países y también la inacción gubernamental ante las muertes ocurridas en aguas del Mediterráneo, porque la Unión Europea no puede abandonar a su suerte a miles de personas, en especial, las más vulnerables como las mujeres, los y las niñas, colectivos cuya protección debe ser preferencial.

El Consejo de la Juventud de España muestra, por último, su preocupación ante el repunte de movimientos xenófobos y racistas en Europa, y condena los atentados que se han producido en Alemania a manos de neonazis contra los albergues de refugiados.