Notas de prensa

El CJE está en contra de exigir a las chicas de 16 y 17 años el permiso paterno para abortar

Teme que las menores que se encuentren en estas circunstancias recurran a abortos clandestinos
10 de abril de 2015. Ante la modificación de la actual Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo que pretende prohibir abortar a las menores de 17 y 16 años sin permiso paterno, el Consejo de la Juventud de España (CJE) reivindica el derecho a decidir de las mujeres más jóvenes porque todas las mujeres son dueñas de su cuerpo y de su sexualidad, y por tanto, debe reconocerse su derecho a decidir sobre cuándo, cómo y con quién ser o no ser madres.
El Consejo de la Juventud de España está a favor del respeto al derecho a decidir de las mujeres sobre su maternidad y considera que, del mismo modo que no se les puede obligar a ser madres a las que no quieren, no se puede negar el derecho a serlo, obstaculizando los mecanismos de reproducción asistida, a las mujeres que no responden al modelo de familia tradicional, como las lesbianas, las bisexuales y las solteras. Para el Consejo de la Juventud de España, el consentimiento paterno que el Gobierno va a exigir a las jóvenes de 16 años que quieran interrumpir su embarazo, tendrá graves consecuencias sobre su autonomía y sobre su vida puesto que, en numerosos casos, tras las chicas que deciden abortar sin contarlo en el entorno familiar, se encuentran padres que les obligarían a continuar con el embarazo en contra de su voluntad o situaciones de violencia familiar y/o de género. Por ello, el CJE teme que, de salir adelante la reforma, las menores que se encuentren en estas circunstancias recurran a abortos clandestinos con grave riesgo para su vida.

Al Consejo de la Juventud de España no le convence la justificación oficial de que estas jóvenes puedan eludir el consentimiento paterno por vía judicial porque duda de que los tribunales cuenten con las herramientas necesarias para fallar a favor de las mujeres más jóvenes y no cree que dicho fallo se produzca dentro del tiempo legal en que es posible abortar. EL CJE califica de “electoralista” esta reforma porque va en contra del derecho a decidir de las mujeres y es contraria a normas internacionales suscritas por el Gobierno español, como las recomendaciones del Comité de la ONU de Derechos del Niño que confía la decisión sobre la salud sexual y reproductiva a una juventud necesaria, a las mujeres jóvenes de 16 y 17 años. También el Tribunal Europeo de Derechos Humanos desestima la tutela legal paterna como condición para decidir sobre los derechos reproductivos de las jóvenes de 16 y 17 años.

El Consejo de la Juventud de España destaca, por último, que para garantizar la salud sexual y reproductiva de la juventud y evitar embarazos no deseados es necesario asegurar el acceso a anticonceptivos y a métodos de prevención frente al VIH y a otras ITS (infecciones de transmisión sexual).  Asimismo, para asegurar el derecho a la maternidad y a la paternidad, el CJE apuesta por desarrollar una red de prestaciones y servicios públicos de calidad, con guarderías, colegios y prestaciones sociales que eviten que ser madre suponga una carga difícil de soportar para las mujeres.