Notas de prensa

El CJE acusa al Gobierno de persecución ideológica por basar en mentiras los argumentos de su cierre

Grupo Socialista, Izquierda Plural, CiU, Esquerra Republicana, y Compromís-EQUO han mostrado su apoyo a este organismo y han presentado enmiendas al Proyecto de Ley de Racionalización del Sector Público para evitar su desaparición.
Una vez finalizado el plazo de enmiendas en el Congreso de los Diputados al Proyecto de Ley de Racionalización del Sector Público (Informe CORA), el Consejo de la Juventud de España ha acusado al Ejecutivo de que de los verdaderos motivos ocultan una persecución ideológica. 
"Consideramos que se trata de silenciar la voz incómoda de los jóvenes, que libremente criticamos aquello que atenta contra nuestros intereses y derechos, es por tanto un cierre ideológico. Pero lo realmente grave no es el porqué de nuestra eliminación sino que el Gobierno use datos falsos para justificar su decisión", señala Ricardo Ibarra, presidente del Consejo de la Juventud de España.

El Gobierno elimina de esta forma un organismo público que durante 30 años ha venido representando a las personas jóvenes, defendiendo la mejora de sus condiciones de vida, apoyando y fortaleciendo el movimiento asociativo juvenil en el territorio español, favoreciendo el intercambio entre dichas entidades y trasladando la voz de la juventud española en diversos espacios de participación del ámbito internacional. Los argumentos que esbozan en dicho informe CORA, y que recoge el Proyecto de Ley de Racionalización del Sector Público, son los siguientes:

Razones de ahorro presupuestario

El proyecto de Ley cifra el ahorro presupuestario al cerrar el CJE en 1.399.950 euros. En cualquier caso, y para ser exactos, nunca se podría ahorrar esta cantidad si tenemos en cuenta que el INJUVE absorbería a los empleados del CJE ya que la mayor parte del presupuesto del Consejo es destinado a gastos de personal. Por tanto el ahorro real, al eliminar este organismo autónomo, tan sólo supondría la cantidad de 294.340 euros anuales.

Actualmente el CJE es uno de los organismos más pequeños dentro de la Administración General del Estado y su presupuesto tan solo supone el 0,08% en la estructura ministerial. Además, también ha quedado demostrada su eficiencia en la gestión y su capacidad de adaptación a unas circunstancias de austeridad, siendo uno de los organismos que mayor recorte ha sufrido en los Presupuestos Generales del Estado, siendo dicha reducción de un 54% en el período comprendido entre 2008 y 2012.

Duplicidad de funciones con el Instituto de la Juventud (Injuve)

Una afirmación totalmente inexacta ya que el Injuve representa la política de juventud del Gobierno y el CJE a las personas jóvenes a través de sus organizaciones juveniles. Es decir, el Injuve es un órgano gubernamental encargado de prestar servicios a la juventud cuyo director es nombrado por el Ministerio, mientras que el CJE es una plataforma independiente formada por organizaciones juveniles y que representa a la juventud asociada, cuya presidencia y equipo directivo son elegidos democráticamente por las entidades miembro del Consejo en Asamblea.

Desde que se registró el Proyecto de Ley en el Congreso de los Diputados hemos mantenido encuentros con todos los grupos parlamentarios, incluido el Grupo Popular, para intentar introducir modificaciones en el texto en favor de la participación juvenil. Varios grupos de la oposición así lo han hecho en un explícito apoyo al Consejo: Grupo Socialista, Izquierda Plural, CIU, Esquerra y Compromís-EQUO. No ha sido el caso del Grupo Popular, que el pasado martes rechazó todas las enmiendas presentadas en nuestro favor, manifestando así una nula disposición para la búsqueda de un consenso con las partes implicadas.

“Su voluntad es clara, silenciar la voz de la juventud, pero no se dan cuenta que con ello dañan gravemente la marca España que tanto intentan mejorar ya que dejarían sin representación al colectivo joven para la defensa de sus derechos e intereses tanto en nuestro país como en las instituciones europeas e internacionales. Un cierre que, además de arbitrario y unilateral, podría incumplir la Constitución española al desatender el mandato del artículo 48 de la misma”, remarca el presidente, Ricardo Ibarra.

Algunas de las enmiendas que se han propuesto van en la dirección de evitar que haya un periodo de tiempo en el que la juventud no disponga de cauces de participación ya que el Ejecutivo anuncia la creación de un Consejo de la Juventud de naturaleza privada pero se trata de una “promesa de futuro” y no una realidad inmediata que es lo que se demanda. Igualmente el CJE cree en la conveniencia de contar con una financiación mínima estable sujeta a presupuestos generales del Estado tal y como viene sucediendo hasta hoy en día para garantizar la independencia de una plataforma que tiene que defender los derechos de las personas jóvenes frente a la Administración.

Ricardo Ibarra concluyó manifestando que “el cierre del Consejo de la Juventud acarrea serias consecuencias para un colectivo tan afectado por la crisis estos últimos años y al que tanto se menciona ahora en la campaña de las elecciones europeas. Pero lo realmente grave es que el Gobierno acalla a la plataforma más importante de entidades juveniles de nuestro país a través de la mentira. Los y las jóvenes nos merecemos unos dirigentes que entiendan la participación juvenil no como un obstáculo molesto sino como un eje clave para el éxito de una democracia sana que corresponda a un país avanzado”.