Notas de prensa

El CJE aboga por impulsar el empleo juvenil estable como fórmula para salir de la crisis

El Consejo de la Juventud de España (CJE) considera que la contratación temporal es sinónimo de precariedad laboral y critica la última reforma laboral aprobada por el Gobierno que suspende el límite de dos años para la contratación temporal y permite a las empresas en formación hasta los 30 años. Además, el CJE califica estas medidas de incoherentes, puesto que reducir la temporalidad fue uno de los objetivos del Gobierno al aprobar la Reforma laboral de septiembre de 2010.
El Consejo de la Juventud de España (CJE) considera que la contratación temporal es sinónimo de precariedad laboral y critica la última reforma laboral aprobada por el Gobierno que suspende el límite de dos años para la contratación temporal y permite a las empresas en formación hasta los 30 años. Además, el CJE califica estas medidas de incoherentes, puesto que reducir la temporalidad fue uno de los objetivos del Gobierno al aprobar la Reforma laboral de septiembre de 2010.
El Consejo de la Juventud de España (CJE) considera que la contratación temporal es sinónimo de precariedad laboral y critica la última reforma laboral aprobada por el Gobierno que suspende el límite de dos años para la contratación temporal y permite a las empresas en formación hasta los 30 años. Además, el CJE califica estas medidas de incoherentes, puesto que reducir la temporalidad fue uno de los objetivos del Gobierno al aprobar la Reforma laboral de septiembre de 2010.

La tasa de paro juvenil en España asciende a más del 43%, el doble de la tasa de paro general, y el CJE entiende que las nuevas medidas van a agravar este problema porque no contribuyen a crear empleo de calidad, ni a disminuir el paro, ni sirven para salir de la crisis, sino que, por el contrario, agudizarán la precaria situación laboral de las y los jóvenes que trabajan. Para el CJE, tanto el cambio del límite de los contratos temporales para que puedan encadenarse, creando empleo de mala calidad, como la ampliación de la edad para los contratos en prácticas, creando becarios y becarias a perpetuidad, impulsa la pérdida de derechos laborales perjudica la creación de empleo estable, necesario para que las personas jóvenes puedan emanciparse.

El CJE considera que las nuevas medidas son contrarias al fomento de un sistema educativo que combine la formación con la experiencia profesional que aporta el trabajo en las empresas. En este sentido, el CJE propone proyectar un plan de formación y empleo especialmente adaptado a la juventud y políticas de empleo que faciliten la incorporación social y laboral. Asimismo, el CJE reclama políticas activas que incentiven el empleo juvenil fomentado la estabilidad de los contratos y reduciendo los índices de precariedad laboral.