Empleo

Campaña de participación juvenil contra la precariedad laboral

No es sólo una campaña de concienciación, sino también una llamada a la acción. No queremos aceptar que todas las situaciones de precariedad en el trabajo, a la fuerza de repetirse y de ser casi una constante, pasen a asumirse como una realidad que, al final, se acaba viendo e imponiendo como normal.

No podemos ni debemos permanecer en silencio por más tiempo. Hay que reaccionar, y una vez conscientes de nuestra realidad laboral, tomar medidas. Por eso, nuestro propósito no sólo es hacer despertar a la juventud, sino informar sobre qué pueden hacer los trabajadores y trabajadoras jóvenes, individual o conjuntamente, para acabar con todas y cada una de las situaciones de precariedad.
Conscientes de la dificultad a la que nos enfrentamos, confiamos firmemente que sólo la movilización y la acción conjunta puede frenar el deterioro de estas lamentables condiciones de trabajo. Por ello, desde el Consejo de la Juventud de España hemos querido hacer llegar a todos y a todas, de hacerte llegar a ti, nuestro mensaje de concienciación y lucha. El nuestro es un primer paso. El siguiente lo tienes que dar tú. Aquí estamos para ayudarte.
No es sólo una campaña de concienciación, sino también una llamada a la acción. No queremos aceptar que todas las situaciones de precariedad en el trabajo, a la fuerza de repetirse y de ser casi una constante, pasen a asumirse como una realidad que, al final, se acaba viendo e imponiendo como normal.
La precariedad vista en todas sus dimensiones 

- Inestabilidad laboral.
- Incertidumbre de futuro. No poder hacer planes.
- No tener recursos estables. Dependencia de la familia.
- Falta de equidad en los salarios entre hombres y mujeres.
- Pérdida continuada de derechos.
- Causa de accidentes de trabajo.
- Acoso sexual y laboral, mobbing.
- Pobreza encubierta.
- Vivir para trabajar.

Eres joven y tienes unas condiciones de trabajo muy malas: temporalidad, rotación, siniestralidad, empleo sumergido, etc. Además, tienes que soportar que te digan que esto es normal, que te sucede, precisamente, por ser joven. Aunque la única verdad, es que cuando dejas de serlo, la situación no mejora, sino que se arrastra y se repite.

La precariedad es un concepto muy amplio, que queremos que se reconozca en todas sus vertientes. No tiene porqué ser sinónimo de temporalidad y puede abarcar otras situaciones, como la de trabajar durante catorce horas diarias, en un puesto de trabajo fijo.

¿Qué te conviene saber?

Los convenios colectivos regulan las condiciones de trabajo (salario, jornada, descansos, permisos...) del conjunto de trabajadores y trabajadoras.
Son acuerdos adoptados periódicamente por las organizaciones empresariales y las organizaciones empresariales y las organizaciones sindicales, tienen rango de ley y son de obligado cumplimiento.
Las organizaciones sindicales que negocian los convenios colectivos obtienen su representatividad a través de las elecciones sindicales.
Es un derecho de todo el personal participar en las elecciones sindicales. Hombres y mujeres pueden ser candidatos/as y a la vez ejercer su derecho al voto para decidir qué personas serán elegidas como representantes sindicales. Éstas, en representación de todos los trabajadores y trabajadoras - negociarán las condiciones de trabajo incluso de quienes no hayan participado en el proceso.
Todos estos derechos, y muchos otros, como el derecho de protección por desempleo, el derecho a la seguridad social pública y gratuita, el derecho a percibir pensiones por invalidez, jubilación o viudedad, el derecho a prestaciones por maternidad, reducciones de jornada por lactancia o cuidado de personas dependientes, etc., no han existido siempre, sino que se han ido conquistando a través de la lucha organizada de trabajadores y trabajadoras a lo largo de los años.

¿Qué puedes hacer tú?

1.- Conocer
Los derechos y deberes que tenemos como jóvenes trabajadores/as
El trabajo y las propuestas de las organizaciones sindicales más próximas.
2.- Participar
En los espacios de consulta y decisión que se habiliten en tu centro de trabajo: asambleas, comisiones, órganos de representación, etc.
Afiliándote a los sindicatos de clase e interviniendo en los diferentes espacios: asambleas de afiliados y afiliadas, secciones sindicales, comités, etc.
En las elecciones sindicales, presentándote como candidato/a y/o votando en las mismas
3.- Luchar
Garantizando y haciendo valer los derechos laborales existentes con el horizonte de mejorarlos y hacerlos extensivos a más trabajadores/as. Estos derechos están recogidos y garantizados en la Constitución Española.