Educación no formal

¿Qué proponemos sobre educación no formal?

[...] 2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales. [...]
Constitución Española, artículo 27
  • Potenciar y fomentar la cultura participativa subrayando la importancia que tiene a la hora de estructurar las políticas institucionales en educación no formal para que cumplan con los objetivos deseados como educación de cambio social.
  • Exigir que las Administraciones locales reconozcan el carácter dinamizador de los grupos no formales de la vida social de los municipios como germen del movimiento asociativo local. El Consejo de la Juventud de España ha de asumir asimismo la importancia de estos grupos reivindicando su papel y mediando ante la Administración competente.
  • Facilitar el acceso a los centros culturales, educativos y deportivos para el disfrute de un tiempo libre alternativo (amplitud de horarios, gratuidad, etc.) entendiendo estos espacios como algo propio que fomenta la cultura participativa y hace responsables a toda la ciudadanía de los espacios comunes.
  • Potenciar y fomentar la reflexión y el trabajo en la diversidad de la orientación afectivo-sexual como forma de trabajar por la normalización e igualdad de jóvenes gays, lesbianas y bisexuales y en contra de la homofobia, lesbofobia y bifobia.
  • Promover un uso del tiempo libre que favorezca el desarrollo de valores como la convivencia, la tolerancia, el respeto, la paz, la libertad, la igualdad y la justicia, educando en la capacidad crítica, reivindicativa y en la participación y la organización social.
  • Aplicar un modelo intercultural en la educación no formal con carácter permeable y que acoja a otras culturas existentes y emergentes contemplando la diversidad cultural en todas las acciones formativas.
  • Fomentar la reflexión sobre lo que se quiere conseguir con las acciones formativas y persiguiendo los objetivos reales del proyecto formativo.
  • Prestar más atención a los y las educandos y su realidad para lograr una mayor conexión con sus intereses patentes y latentes.
  • Fomentar que sean los propios y las propias jóvenes quienes diseñen y ejecuten los programas educativos que van destinados a ellos y a ellas, entendiendo esto como un valor añadido que las asociaciones juveniles realizan a través de los Consejos.
  • Valorar y reconocer los contenidos que se trabajan en el ámbito asociativo, reivindicando su valor metodológico e innovador.
  • Valorar la trascendencia de la educación no formal y prestigiar socialmente la labor de los formadores y las formadoras de educación no formal.
  • Realizar seguimientos y evaluaciones de los programas formativos como método estructural de trabajo.
  • Actualizar los programas educativos, los contenidos y las metodologías para adecuarlos a los avances tecnológicos y pedagógicos.
  • Establecer unos criterios mínimos y básicos para el acceso a las titulaciones en las diferentes Comunidades Autónomas.
  • Habilitarlas titulaciones en todo el Estado mirando hacia Europa y desde el respeto a la diversidad.
  • Acercar las Administraciones públicas a la ciudadanía facilitando los trámites burocráticos y evitando la excesiva intromisión en la actividad habitual de los agentes sociales de educación no formal, actuando como colaboradoras y aliadas.
  • Demandar la creación de los siguientes organismos:
    • Departamento de educación no formal en el Ministerio de Educación.
    • Departamentos de educación no formal en ayuntamientos (carácter local).
    • Centro de estudios de la educación no formal, donde las Asociaciones encuentren un referente en investigación y asesoramiento metodológico, intercambio de experiencias y formación.
  • Potenciar el trabajo en educación no formal dentro del movimiento asociativo juvenil que enmarque todas las actividades del mismo, a través de:
    • Establecer criterios metodológicos unificados con carácter orientativo para las actividades propias del Consejo de la Juventud de España.
    • Fomentar la formación de formadores para la transmisión de los valores sobre los que se haya decidido trabajar.
    • Apostar por una metodología participativa, dinámica y flexible, que reconozca las diferencias y respete la diversidad.
    • Potenciar el encuentro y el intercambio de metodologías entre asociaciones.
       
  • Potenciar las medidas de accesibilidad necesarias para los y las jóvenes con discapacidad, facilitando todos los recursos humanos, técnicos y económicos necesarios para eliminar todas las barreras arquitectónicas y de comunicación existentes y así, asegurar un correcto proceso de educación no formal.