Press release

La Ley de Regulación de Becas tiene el apoyo del Consejo de la Juventud de España para acabar con el fraude de los falsos becarios

Proposición de Ley reguladora de las prácticas académicas universitarias extracurriculares externas
Mañana, 28 de noviembre de 2017, se someterá a votación en el Congreso de los Diputados la Proposición de Ley reguladora de las prácticas académicas universitarias externas, presentada por el Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, y que recoge las aportaciones realizadas en esta materia por el Consejo de la Juventud de España, la Secretaría Confederal de Juventud de CCOO, UGT Juventud y otras entidades.
Estas aportaciones han ido encaminadas fundamentalmente a evitar el abuso, el fraude y la explotación de miles de jóvenes que en nuestro país se acogen a las prácticas extracurriculares una vez finalizados sus estudios. España es uno de los países de la Unión Europea donde más jóvenes realizan prácticas al terminar su formación académica y donde peor pagadas están las personas que tienen una beca, de hecho, un 70% asegura que la retribución que recibe es “totalmente insuficiente para cubrir el coste de la vida”. Son datos de la OCDE que han llevado al CJE en los últimos años a manifestar reiteradamente su rechazo por el uso discriminatorio y abusivo de las prácticas no remuneradas y a exigir un marco de calidad en esta materia.

Además, en lo referente a las prácticas curriculares, el CJE exige la supervisión como garantía de eficacia y el cumplimiento de un Estatuto del Becario que evite el abuso. En concreto, el Consejo de la Juventud de España denuncia la explotación empresarial que supone la sustitución de puestos de trabajo fijos por estudiantes o trabajadores sin derechos laborales, sin tutorización o formación real, y con contraprestaciones económicas insuficientes, lo que tiene como consecuencia la exclusión de este sistema de las personas jóvenes con menos recursos económicos. En este sentido, el CJE advierte del peligro que supone que estas fórmulas abusivas se perpetúen y se normalicen como el único modelo para la juventud de transición de su etapa formativa al mundo laboral. Asimismo, este organismo considera vergonzoso que sean las empresas, incluso las propias administraciones públicas, las que se beneficien de estos métodos cuando ya existen modalidades contractuales dirigidas a facilitar la inserción laboral de los y las jóvenes. Así, el CJE exige la laboralización de las prácticas extracurriculares, es decir, la conversión en contratos de trabajo, ya sean en prácticas o para la formación y el aprendizaje.

El responsable del Área Socioeconómica del CJE, Víctor Reloba confía en que “el Congreso acabe con el fraude de los falsos becarios: sin empleo de calidad hoy, se hunden las pensiones de mañana y nuestro ya menguado Estado del Bienestar", y añade "la juventud trabajadora está harta de ser conejillo de indias de la precariedad, queremos formación de calidad y empleo digno".

En definitiva, de cara a la regulación de las becas y prácticas en nuestro país, el Consejo de la Juventud de España reclama un sistema de calidad que garantice la formación, le experiencia y el aprendizaje, que asegure una retribución justa y suficiente y que consolide las condiciones y los derechos laborales de las personas jóvenes.